¿Cómo elegir una distribución de Linux?

Al momento de elegir una distribución de Linux se tienen que tomar en cuenta varios factores que harán que la elección sea más sencilla. Algunos de los más relevantes son: tipos de usuarios que van a trabajar con el sistema, experiencia, tipos de arquitecturas soportadas, soporte técnico, madurez empresarial y soporte comunitario; en general, cualquier versión de Linux se puede adaptar a las diversas necesidades; sin embargo, grupos de entusiastas, programadores y empresas han creado versiones específicas (o distribuciones) para satisfacer las necesidades particulares de un grupo de usuarios.

Un ejemplo de esto es el caso de Ubuntu el cual está considerada como una distribución de fácil uso y recomendada para personas que desean una introducción amigable a Linux. Dentro de este mismo segmento tenemos a Fedora, Open y SUSE. Si la intención es tener una terminal de uso empresarial, las opciones recomendadas son: Redhat, centos y SUSE Enterprise Edition, las cuales han sido probadas ampliamente y tienen una extensa documentación para la resolución de problemas.

Si la intención es contar con las últimas novedades del mundo Linux, opciones como Gentso y Sabayon son ideales debido a que compilan el código fuente actualizado de cada proyecto, sin embargo; esto es recomendable en entornos donde la estabilidad sea crítica debido a posibles problemas de compatibilidad.

Así mismo, en sitios como distrowatch.com existen listados con una gran variedad de distribuciones enfocadas a problemas diversos como; cálculos científicos, despliegue de aplicaciones, efectos gráficos, usabilidad, seguridad informática, mismos que reúnen aplicaciones y comunidades de usuarios, diseñadores, programadores, y empresarios que buscan ofrecer una alternativa barata, fiable y libre a las ofertas comerciales de Oracle y Mirosoft.